Mindfulness para un mundo convulso: frenar para avanzar, pilar de la educación de Coruña British International School

Inmersos en el tiempo de la distracción constante, las prisas y el estrés, el mindfulness invita a practicar la respiración y relajación para niños, educadores y padres con un objetivo: recuperar nuestra capacidad de atención plena. Educar desde dentro es una labor primordial, ya que, a través de ella, los niños interiorizan quiénes son y quiénes pueden llegar a ser. Una educación consciente, y plena, les proporciona la oportunidad de descubrirse a sí mismos en relación con los demás y con ellos mismos. La práctica del mindfulness nos ayuda a parar, a conectar con el instante actual y a desconectar de las prisas y el ritmo acelerado del día a día.

 

Mindfulness para la era de las distracciones

Fernando Tobías Moreno es profesor en la Universidad Pontificia de Comillas y forma parte del Equipo de Investigación en Mindfulness del Laboratorio de Psicología de dicha Universidad: «La mayoría de padres vivimos cada vez más estresados, dispersos y con la sensación de no llegar a nada. Y en muchas ocasiones, sin pretenderlo, acabamos inoculando el virus de la prisa a nuestros hijos.  Hoy día la falta de atención es un rasgo de nuestra cultura, además de un trastorno. En la era de las distracciones y sobreestimulación, quizá sea más necesario que nunca, aprender a parar, a calmarse y a enfocar la atención al momento presente”.

La buena noticia es que podemos entrenar una habilidad llamada Mindfulness o Atención Plena que consiste en prestar atención al aquí y ahora con una actitud de apertura y no enjuiciamiento. El objetivo del mindfulness es lograr un profundo estado de conciencia sin juicios sobre nuestras sensaciones, sentimientos o pensamientos, prestar atención a lo que acontece en nuestro interior en cada momento. Una filosofía de vida que incluye la práctica de la meditación, conjuntamente con otras técnicas de relajación.

 

Relajar la mente para afrontar situaciones complicadas

La terapeuta y escritora holandesa Eline Snel es la referencia europea del mindfulness aplicado a la educación. Durante su charla en Aprendemos juntos del BBVA explicó: “el mindfulness no es como una varita mágica que puedas apuntar hacia un lugar y hacer que todo vaya bien, pero te enseña a surfear las olas. Te enseña a relajar la mente antes de afrontar situaciones difíciles para que seas consciente de lo que haces mientras lo estás haciendo. Para que seas consciente de lo que piensas y sientes mientras estás pensándolo o sintiéndolo. Es algo que puede hacer todo el mundo, no está relacionado con las expectativas o situaciones inalcanzables, sino con algo que está dentro de nosotros mismos. Pero perdemos este talento por el estilo de vida tan rápido que tenemos. En este sentido puede ser muy importante, tanto para niños como para adultos”.

La clave del mindfulness en la educación en Coruña British School es que cuando los niños prestan atención al movimiento que hacen al respirar aprenden que no pueden pensar y preocuparse al mismo tiempo. Como dice la experta Snel, creadora del método de la rana en mindfulness para niños, el éxito de practicar la atención plena, tan necesaria para obtener confianza, conseguir logros y asumir un liderazgo, es que en “la mayoría de los niños serán capaces de gestionar emociones fuertes y reconocerlas y de no dejarse llevar por ellas. Y serán  más comprensivos consigo mismos y con otros niños”. Por eso desde nuestro colegio ponemos todos nuestros esfuerzos en potenciar la conciencia emocional de nuestros alumnos desde el primer día, sembrando buenos hábitos, como el mindfulness, que promuevan la autodisciplina, el respeto y el compañerismo.

29 / 04 / 21